Recomiendan a los turistas no viajar por el momento a la zona de las cenizas

Publicado el: 1 mayo, 2015

Desde Bariloche, el Ente Municipal de Promoción Turítica (Emprotur) informó que las actividades en esa ciudad rionegrina «se normalizan en forma gradual y constante» , favorecidas por un clima con cielo despejado y soleado.

«Actualmente todas las rutas y caminos de acceso a la ciudad se encuentran transitables. En cuanto a los servicios de transporte de media y larga distancia, además de operar con el cronograma habitual, se ha incrementado la disponibilidad de unidades con el propósito de satisfacer la demanda de los pasajeros en tránsito», destacaron en un comunicado.

En relación con el alojamiento de visitantes, las instituciones hoteleras de San Carlos de Bariloche mantienen el ofrecimiento de hospedaje sin cargo a aquellos pasajeros que no hayan podido retornar.

Si bien la caída de ceniza volcánica no alcanzó los niveles de la producida en 2011, hoy los vuelos a y desde los aeropuertos de la zona continuaban cancelados, por lo que las autoridades empezaron a organizar los regresos por vía terrestre.

Ante ese panorama, el jefe de Defensa Civil de Bariloche, Pablo Cavalli recomendó a los turistas «postergar las excursiones hasta dentro de 15 días» ya que habían llegado a la zona 600 turistas de los cuales «400 pudieron volverse».

Agregó que analizaban «ordenar el regreso por vía terrestre a Buenos Aires o vía Esquel” -en avión- según se comportara la nube de ceniza y en caso de que no se disipase en lo inmediato.

Salvador Vellido, secretario de Turismo de la ciudad neuquina de San Martín de los Andes, avaló el pedido y aclaró que actuaban en conjunto con los rionegrinos «ante la emergencia», pero destacó que hoy había «mejores condiciones».

«Salió el sol», subrayó y agregó que había «menos precipitación de cenizas y más en suspensión» además de rotación de los vientos cuando no se produjeron nuevas erupciones del volcán.

Marcelo García Leyenda, secretario de Turismo de la ciudad neuquina de Villa La Angostura, destacó por su parte que en los últimos días llegaron 1.000 turistas y ahora quedarán 300, lo que equivale al 10 % de la capacidad hotelera.

Las autoridades de las tres ciudades andinas pidieron a las instituciones hoteleras de la zona que mantengan alojados sin cargo a los turistas que no pudieron volver a sus lugares de origen, en otra decisión de conjunto ante el fenómeno.

En los tres lugares las excursiones, por ejemplo a las zonas de los lagos, estaban suspendidas -también de común acuerdo-, por la transitabilidad de las rutas y para no exponer a los visitantes a ningún riesgo en esta ocasión.

García Leyenda explicó que la temporada alta de su ciudad era el verano y que para las primeras nevadas aún faltaban como 30 días.

 Coincidieron en que no podían calcular la gravedad de la situación si la ceniza seguía cayendo cuando volviera a nevar, pero entendieron que la posibilidad era distante.

Cavalli y Vellido estimaron que aún faltaba más de un mes para que lleguen las primeras nevadas, para cuando esperaban que las cenizas se hayan aplacado.

En las tres ciudades se continuaban hoy las tareas de limpieza de las calles en tanto que destacaban que las precipitaciones no superaban los tres centímetros cuando en 2011, en Villa La Angostura, la ciudad más afectada en ese entonces, llegó a medio metro.

Por su parte, la Administración de Parques Nacionales informó que debido a la erupción del volcán y la consiguiente precipitación de cenizas sobre poblaciones urbanas y rurales de Rio Negro y Neuquén, se tomaron una serie de medidas preventivas en los Parques Nacionales Laguna Blanca, Lanín, Los Arrayanes, Nahuel Huapi, Lago Puelo y Los Alerces para garantizar la aplicación de los protocolos de seguridad previstos para estos casos.

Los parques nacionales de la zona continuaban abiertos, a diferencia de los chilenos, por lo que el directorio de la Administración de Parques Nacionales determinó que el operativo de prevención está a cargo de la Coordinación de Lucha contra Incendios Forestales (CLIF), en virtud de su capacidad logística y de la experiencia en este tipo de emergencias.

La CLIF, en coordinación con las Intendencias de los Parques, los Guardaparques y los Brigadistas afectados al operativo, se desplegarán en las áreas afectadas para asistir a los pobladores, comunidades, prestadores y visitantes que así lo requieran.

El coordinador del operativo en Parques Nacionales, Victoriano Curruhual, destacó que “las anteriores erupciones volcánicas, tanto la del volcán Chaitén, en mayo de 2008, como la del volcán Puyehue – Cordón Caulle en junio de 2011, fueron experiencias que nos prepararon para responder ante este tipo de eventos, que tienen sus particularidades».

Fuente: Telam

Deja un comentario

(0381) 156806263
San Martín 462