La razón por la que asesinaron a «Fierrito»

Publicado el: 14 noviembre, 2022

La muerte en Barrio Oeste II de Daniel Fierrito Luna de 34 años  quien fue atacado a balazos mientras estaba junto a un grupo de amigos consumiendo bebidas alcohólicas en la Manzana K del complejo de departamentos, no dejó ninguna duda respecto al poder de fuego que tienen ciertos grupos vinculados con el narcomenudeo. Uno de los implicados en el crimen,  no debería haber estado en libertad porque incumplió las normas de conducta que le impusieron al dejarlo en libertad por una causa de robo.

El ataque se perpetró luego de que irrumpieran en el lugar cinco personas que iban a bordo de un auto color gris quienes, tras bajar del vehículo como en las películas, empezaron a disparar contra Luna.

La víctima recibió un impacto en el pecho durante la balacera y pese a ser trasladado a un centro asistencial moriría poco después.

 En la escena del hecho se encontraron 27 vainas servidas de distintos calibres, 15 alteraciones balísticas y 10 proyectiles, pero hasta el momento no se encontró ninguna de las armas que fueron utilizadas en el hecho.

La ex pareja de Luna señaló quiénes eran los que habían disparado y dónde vivían. Personal de Homicidios, al mando de los comisarios Ramón MorenoDiego BernachiMiguel Carabajal y Jorge Dib, con autorización del fiscal Carlos Sale, irrumpó en el domicilio de uno de los sospechosos y aprehendió a M.A.S. (de 19 años). Lo encontraron durmiendo plácidamente, como si nada malo hubiera pasado. El viernes por la mañana, acompañado por su abogado Ernesto García Biagosch, se presentó L.J.S. (17), hermano del primer arrestado. Por la tarde, policías detuvieron a un tercer implicado, I.A.V. (16).

El posible móvil
El brutal crimen de Fierrito habría sido la consecuencia de una disputa entre dos grupos vinculada con los puntos de venta de sustancia en la zona y el robo de dinero a eventuales «clientes» como una forma de sabotear al oponente.
Antes de la muerte de Fierrito se registró otro hecho de violencia similar en una vivienda también ubicada en Barrio Oeste II en el que se había visto envuelto la propia víctima.

“El ataque fue denunciado como correspondía, pero no se hizo lo suficiente para detenerlos”, explicó García Biagosch. Efectivamente, policías de la seccional 12a realizaron allanamientos en varias viviendas, pero no encontraron nada. Era muy difícil que lo hicieran, ya que estos grupos generalmente pagan a otras personas para que se las guarden.

 

Deja un comentario